1 maquina de coser taller de restauración de muebles

Son muchísimas las máquinas de coser antiguas de las míticas marcas Singer, alfa… que han pasado por nuestro taller de restauración de muebles

Hoy os mostramos este singular montaje que hemos hecho en el taller de restauración de muebles.

Aunque hemos arreglado la máquina para que siga funcionando y cosiendo perfectamente, su apariencia es meramente decorativa

Hemos hecho una consola decorativa con esta preciosa máquina Singer de principios de S.XX

Una vuelta de tuerca a un mueble funcional y tremendamente decorativo. Además. conserva a la perfección el sabor antiguo a la vez de rústico y elegante tras su restauración.

La cabeza de la máquina, como podéis ver en las fotografías, estaba visiblemente dañada. Sus bonitas decoraciones doradas estaban desgastadas. Algunas de sus cenefas más características estaban totalmente borradas.

Las hemos recuperado con calcomanías al fuego, que hemos colocado minuciosamente una a una tal como lucía en su origen. Toda una labor minuciosa de restauración de muebles

Hemos pulido y barnizado el esmalte negro para la restauración de la cabeza. También hemos pulido el níquel labrado que contenía numerosas señales de óxido.

Con el pie de hierro hemos hecho el mismo proceso. Lo hemos pulido y restaurado el esmalte recuperando a su vez los dorados de la marca con pan de oro.

Como señal inequívoca del cambio de máquina de coser tradicional a mesa de consola, cabe destacar el sobre de madera. Hemos utilizado de una tabla de madera rústica, donde es visible el trazo del tronco del árbol en su contorno, para hacer el sobre de la consola. Hemos pulido a mano con lijas de diferentes grosores toda la superficie hasta dejarla suave y sedosa. Seguidamente, hemos barnizado dicha madera de pino con gomalaca a muñequilla. En total han sido necesarias 28 manos de este barniz aplicado con esta técnica, para dejarla perfecta, con un color acaramelado dorado precioso.

Ya que la madera es de un pino joven, hemos tenido que imitar el paso del tiempo para conservar el sabor antiguo del conjunto de la pieza. Para ello hemos pulido el barniz con lana de acero, eliminando así el brillo espejo propio de la gomalaca a muñequilla. Para terminar, hemos pulido el barniz aplicado a la madera con cera que nosotros mismo preparamos en el taller con cera virgen de abeja, cascara de naranja…

Esta cera que elaboramos en nuestro taller de restauración de muebles, confiere un acabado satinado, suave y muy agradable que imita a la perfección el pulido natural que el uso y el tiempo confiere a la madera.

Toda una pieza preciosa y original que muchos estarían encantados de tener en sus hogares.

Si tú también tienes una pieza de estas características, aquí tienes un ejemplo perfecto de cómo pueden quedar un mueble antiguo aplicando un poco de creatividad. ¿no te parece estupendo?

Galería

¿Te ha gustado el trabajo de nuestra alumna?

Consulta nuestros cursos de restauración de muebles