banner curso de cerámica

Hoy os mostramos este precioso trabajo hecho en el curso de cerámica de taller Estuco.

Un conjunto de tazas hechos a mano.

Para su elaboración no se ha utilizado el torno.

La pasta que hemos utilizado para este conjunto es loza mezclada con caolín.

El colín, es el ingrediente principal de la porcelana.

Las principales cualidades de este material de modelado en cerámica es la resistencia.

Soporta sin problema altas temperaturas gracias a la loza que contiene.

El caolín le aporta una extraordinaria finura y un precioso color blanco.

Esta combinación de materiales en esta pasta de modelado, nos permite, meterla en el lavavajillas y microondas sin temor a roturas.

Para elaborar cada una de las piezas, hemos extendido la pasta cerámica con un rodillo sobre una tela, consiguiendo una plancha uniforme de 0,5 cm de grosor.

Controlamos el grosor gracias a unas guías que nos garantizan la uniformidad de la masa.

Es muy importante extenderla con cariño, para evitar la aparición de burbujas, que podrían arruinar nuestra pieza en la cocción.

Una vez terminada la plancha, la cortamos con forma circular y retiramos el sobrante.

Colocamos nuestra plancha circular sobre una preforma, que previamente hemos realizado en escayola, y suavemente, vamos acoplándola con ayuda de una esponja húmeda y un pincel.

Hecho esto, tan sólo debemos dejar secar bien.

Después, limamos toda la superficie con lana de acero.

La pieza de cerámica, debe terminarse con un pulimento fino y delicado.

Llega el turno del primer fuego.

Llamamos primer fuego, a la primera cocción a baja temperatura de cualquier pieza de cerámica.

También es conocida como bizcocho cerámico.

Este bizcochado cerámico no excederá de 980 grados de temperatura. Lo justo para que la pasta cerámica quede ideal para ser esmaltada.

Una vez realizado el primer fuego, procedemos a esmaltar las piezas.

Hemos elegido una base común transparente brillante, hecha con sílice y cristal.

Aplicamos dos terminaciones distintas.

Una de ellas en azul turquesa y otra en negro verdoso.

Ambos colores se han aplicado en seco, para conseguir un acabado con manchas de colores alternas.

Después de todo este entretenido y bonito trabajo hecho en el curso de cerámica, ya solo queda disfrutar de una buena infusión en nuestras tazas.

Galería

¿Te ha gustado el trabajo de nuestra alumna?

Consulta nuestros cursos de cerámica artística