recipiente cristalizado de ceramica

En esta ocasión os mostramos una sencilla técnica para fundir cristales en el horno cerámico.

Se trata de modelar un recipiente sujeto a una serie de pautas para que el resultado final sea espectacular.

Una de las pautas a tener en cuenta es que la pasta de modelado que usemos debe ser lo más clara posible, lo ideal son pastas cerámicas blancas como la loza, el mimbre, la porcelana el gres…La razón de que tenga que ser blanca dicha pasta es porque los colores que usaremos posteriormente son muy transparentes y si tenemos un fondo blanco conseguiremos unos colores muy vivos

Otro de los factores que debemos considerar es que el recipiente de cerámica que modelemos tiene que ser con una base amplia y de poco fondo ya conseguiremos una superficie de cristales fundidos mucho más grande para apreciar el efecto principal de esta técnica cerámica en todo su esplendor.

En este caso en particular que mostramos en las fotos hemos texturizado el exterior del recipiente con un tenedor de ceramista metálico para emular una roca volcánica ya que después de aplicarle un esmalte metalizado negro podemos imitar las rugosidades y tonalidades propias de las rocas magmáticas, además éste tipo de acabado nos proporciona un contrapunto muy interesante entre lo rugoso y orgánico del exterior de la pieza con lo pulido y brillante del interior. Así conseguimos un resultado final que nos recuerda a las geodas de colores.

Una vez terminada de modelar tenemos que realizar una primera cocción a baja temperatura denominada bizcocho, éste tipo de cocción cerámica se hace para preparar el barro para la aplicación de los esmaltes y cubiertas de cristal.

Cuando tenemos bizcochada la pieza tan solo queda añadir cristales rotos en el interior del recipiente, en esta ocasión hemos optado por cristales de color amatista y cristales de color malva, que al fundirse en el horno se mezclan entre si confiriendo a la pieza aguas de color que dan un resultado realmente bonito. Sólo nos queda volver a meter en el horno y listo, ya tenemos un recipiente de cerámica con cristales fundidos al que le podemos dotar de multitud de aplicaciones además de ser una pieza decorativa única.   Muchos de nuestros alumnos del taller de cerámica han reproducido éstas piezas en multitud de colores y formas diferentes, es una técnica rápida, sencilla y realmente divertida.

Galería

¿Te ha gustado el trabajo de nuestros alumnos?

Consulta nuestros cursos de cerámica artística